FINANCIAR O ARRENDAR

¿Qué me conviene más?